Piedras y arenas

Lectura: Lucas 9:57-62

(Mateo 6:33) Pero buscad primero su reino y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas.

(Mateo 7:24) Por tanto, cualquiera que oye estas palabras mías y las pone en práctica, será semejante a un hombre sabio que edificó su casa sobre la roca;

Un pastor de jóvenes estuvo delante de los mozos de su grupo. En una mesa enfrente de él, se encontraba una vasija de cristal, piedras y otros objetos. Al comenzar la reunión, sin decir palabra alguna, tomó la vasija y puso piedras en ella hasta que no podía poner más.
Mirando a sus discípulos y les preguntó si pensaban que el recipiente estaba lleno. Todos estuvieron de acuerdo que sí, no se podía poner más. Con esto, tomó una caja de grava y comenzó a meterla sacudiendo la jarra hasta llenar cada hueco.

Nuevamente les preguntó si la jarra estaba llena y todos dijeron, Ahora,
seguramente que sí. Entonces tomó una cubeta de arena y la derramó, todo 
cuanto pudo, en la jarra. Y preguntó, ¿Y ahora qué? ¿Está llena? Todos
comenzaron a consultar unos a los otros si era llena o no y concluyeron que
sí. Por fin el pastor estuvo de acuerdo con ellos.

Ahora bien, dijo el joven ministro, quiero que reconozcan que la jarra representa tu vida. Las piedras son las cosas importantes en tu vida: tu relación con Dios, tu familia, tu salud o cualquier cosa que si lo perdiera sería casi como un destrozo para ti. La grava representa otras cosas importantes en tu vida, pero en una escala menos imprescindible. Son cosas
como tu trabajo, tu casa, tu coche tu iglesia y así por el estilo. La arena representa todo los demás en tu vida; los pasatiempos, la vanidad y las cosas frívolas.

Hermanos, muchas personas llenan sus vidas con la arena. Estas personas sufren muchos golpes y pérdidas y lamentablemente no se enteran del por qué. Su problema consiste en que sus prioridades están trastornadas. Si llenamos nuestras vidas con arena, no hay lugar para las piedras. Aún si llenamos nuestras vidas con la grava y la arena, nuestras vidas carecerán significado porque no hay lugar para las cosas de suma importancia. Si no aprendemos como fijar prioridades correctas en nuestras vidas, buscaremos la ruina. Nuestros días son contados de manera que debemos prestar atención a las cosas que son verdaderamente importantes.

En Lucas 9:57-62 Cristo llamó a dos hombres a seguirle y un tercer hombre manifestó su deseo de seguirle. Pero de todo lo que podemos entender de las Escrituras, los tres fueran rechazados porque no pudieron poner a Cristo en el primer lugar en sus vidas. Todos tuvieron algo que estimaban de más importancia: la comodidad, seres queridos, o simples excusas inútiles. Cristo, siendo el Señor de toda la creación, exija ser la Roca principal de nuestra existencia.

JESUCRISTO ES LA ROCA DE NUESTRA VIDA Y SALVACIÓN

(Hechos 4:11) Este Jesús es la piedra desechada por vosotros los constructores, pero que ha venido a ser la piedra angular.

Escrito por :Hno. Prince Parker

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: