El maravilloso nombre de Jesús

El maravilloso nombre de Jesús

Rev. Luis M. Ortiz

Hoy día el nombre de Jesús conserva todo su poder, su virtud, su gloria, su eficacia, su autoridad y su grandeza; Jesucristo es el mismo ayer, hoy y por todos los siglos.

“Por lo cual Dios también le exaltó hasta lo sumo, y le dio un nombre que es sobre todo nombre, para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en los cielos, y en la tierra, y debajo de la tierra; y toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor, para gloria de Dios Padre.” Filipenses 2:9-11.

El nombre de Jesús conlleva en sí mismo un poder milagroso que trasciende al tiempo y al espacio. Jesús fue un obrador de milagros. Su vida fue un milagro. Su sabiduría y enseñanzas fueron milagrosas. Su muerte y resurrección fueron igualmente milagrosas. Sus apariciones y ascensión al Cielo fueron milagrosas.

El envío del Espíritu Santo en el día de Pentecostés fue milagroso, y esto convirtió a los discípulos primitivos en verdaderos representantes de Cristo; pues el poder milagroso que residía en Jesús ahora les fue impartido, y una corriente incesante de milagros fueron hechos por los apóstoles, pues los enfermos fueron sanados, los demonios fueron reprendidos, los muertos fueron resucitados con solamente mencionar el poderoso y milagroso nombre de Jesús.

El Evangelio de Jesucristo nació con milagros, se afirmó con milagros, se propagó con milagros, y ha llegado hasta nuestros días con milagros, y continuará hasta el fin con milagros. Así el Señor lo ha dispuesto al decir: “Y estas señales seguirán a los que creen: En mi nombre echarán fuera demonios; hablarán nuevas lenguas; tomarán en las manos serpientes, y si bebieren cosa mortífera, no les hará daño; sobre los enfermos pondrán sus manos, y sanarán” (Marcos 16:17-18). “Estas señales”, o sea milagros acompañarán a los que creen en el nombre maravilloso de Jesús.

Cuando el razonamiento humano y los dogmas, y lo natural toma lugar de lo milagroso; el cristianismo pierde su vitalidad, su poder de atracción y su éxito. Dondequiera que se predica el Evangelio de Jesucristo en toda su plenitud y con las señales milagrosas, las multitudes acuden.

La humanidad anhela algo real de Dios, algo sobrenatural, algo milagroso. La humanidad está cansada de religiones muertas, sin vida, llena de dogmas, de tradiciones, de cargas, de penitencias, de castigos. Aun diría que la humanidad se está cansando de un evangelio frío, social, filosófico; la humanidad desea, anhela, la manifestación sobrenatural del poder de Dios. El anhelo por lo milagroso no es señal de ignorancia, sino más bien el deseo de tener contacto con el Dios milagroso que nos creó.

La Biblia está llena de milagros y de intervenciones divinas, es la historia de la incursión de lo sobrenatural en lo natural, de lo milagroso en lo común. Todos los personajes prominentes del Antiguo Testamento fueron obradores de milagros, o sea, Dios obró milagros por medio de ellos. Lo que exaltó a José de la prisión al premierato de Egipto fue un milagro. La liberación de Israel de Egipto fue efectuada por una serie casi interminable de milagros que sacudió a Egipto y a los países vecinos. El paso del Mar Rojo y los cuarenta años de peregrinación en el desierto son una serie de milagros sin paralelo en la historia del mundo. Cuando Cristo comenzó su ministerio público, fue un ministerio de milagros. Cuando la iglesia primitiva comenzó su ministerio, fue un ministerio de milagros. Cada verdadero avivamiento desde el día Pentecostés ha sido un avivamiento de milagros.

La Iglesia nunca ha sido rescatada de alguna condición de descarrío, frialdad y mundanalidad por los elocuentes predicadores, eruditos, filósofos y teólogos que todo lo analizan a la luz de la fría lógica y el humano razonamiento; sino por humildes predicadores laicos y jóvenes que han tenido una visión de Cristo y han comprendido que Jesucristo es el mismo ayer, hoy y por todos los siglos y han creído y practicado el Evangelio de milagros de Cristo y los apóstoles.

Nosotros en nuestros cultos damos prominencia al Espíritu Santo para que Él obre como Él desee, manifestando su poder milagroso y sobrenatural. Por eso en nuestros cultos las almas son salvadas, los enfermos son sanados, milagros son obrados, los creyentes reciben el bautismo en el Espíritu Santo; el Espíritu Santo reparte sus dones milagrosos como lenguas, interpretación, profecía, fe, sanidades, milagros, sabiduría, ciencia, discernimiento; por eso Dios concede visiones de ángeles a distintos hermanos en nuestros cultos; por eso vamos adelante en el poder de Dios y en la unción del Espíritu Santo.

Aquellos que dicen que hoy no necesitamos los milagros porque la ciencia y la educación han tomado su lugar, no saben lo que están diciendo. Nadie puede vivir, andar, y tener comunión con Cristo, sin entrar en contacto con lo sobrenatural y lo milagroso. El hombre necesita el toque milagroso de Cristo, para poder ser verdaderamente salvo. El nuevo nacimiento es el más grande milagro del Evangelio, nadie es verdaderamente convertido si no es por un toque milagroso de Cristo.

Los que se empeñan en un Cristo histórico y remoto embalsado en un nicho o atado por interpretaciones antojadizas no conocen al verdadero Cristo del Evangelio, quien se complace en hacerse real a sus seguidores, obrando con ellos el Señor y confirmando la Palabra por las señales milagrosas. Para ver esas cosas es necesario tener fe en el Cristo sobrenatural y milagroso quien es el mismo ayer, hoy y por todos los siglos.

Amigo, la fe no es contrario a la razón y a la ciencia, aunque es superior a estas. La razón y la ciencia se descubren al paso triunfante de la fe en los recursos inagotables de Dios y a sus promesas inmutables.

Y lo más maravilloso es que Jesús otorga a sus seguidores la autoridad de actuar en su nombre, en su nombre maravilloso, pues Él dice: “Todo cuanto pidiereis al Padre en mi nombre, os lo dará” (Juan 16:23). También Él dice como ya hemos citado: “Estas señales seguirán a los que creen: En mi nombre echarán fuera demonios; hablarán nuevas lenguas; tomarán en las manos serpientes, y si bebieren cosa mortífera, no les hará daño; sobre los enfermos pondrán sus manos, y sanarán” (Marcos 16:17-18). En términos legales aquí el Señor está otorgando a sus seguidores la autoridad y el poder para actuar en su nombre, esto es, en lugar de Él. La Iglesia primitiva entendió bien esto e hizo buen uso de esta autoridad, de este poder, de este otorgamiento legal para actuar en nombre, en lugar, en representación de Jesús.

Por eso en el capítulo 3 del libro de los Hechos, Pedro y Juan dijeron al cojo: “No tengo plata ni oro, pero lo que tengo te doy; en el nombre de Jesucristo de Nazaret, levántate y anda” (Hechos 3:6); y aquel hombre saltó y fue completamente sanado. Por eso en todo el libro de los Hechos vemos los cojos saltando, los ciegos viendo, los sordos oyendo, los locos y endemoniados libertados, toda enfermedad sanada, y los millares convirtiéndose, y todo eso por el uso del nombre maravilloso de Jesús.

El nombre de Jesús tiene una triple grandeza, pues es reverenciado en el Cielo por los ángeles, en la tierra por los hombres, y aún en el infierno por los demonios. El nombre de Jesús es reconocido como supremo en el cielo, la tierra, y el infierno.

Y ese es el poderoso nombre que nos ha sido dado, el todopoderoso nombre, el maravilloso nombre de Jesús; cuyo poder se nos ha autorizado a usar; nosotros tenemos derecho a usar ese nombre en contra de nuestros enemigos; tenemos el derecho de usarlo en nuestras peticiones al Padre; tenemos el derecho de usarlo en nuestras alabanzas y adoración. Por medio de este nombre derrotamos a Satanás, echamos fuera los demonios, reprendemos enfermedades, tenemos nuestras necesidades suplidas, obtenemos grandes triunfos y victorias.

Hoy día el nombre de Jesús conserva todo su poder, su virtud, su gloria, su eficacia, su autoridad y su grandeza; Jesucristo es el mismo ayer, hoy y por todos los siglos. Usemos el nombre de Jesús, todo verdadero creyente, todo verdadero hijo de Dios tiene el derecho de usar el maravilloso nombre de Jesús. No hay que temer, tenemos a nuestra disposición todo lo que representa el nombre maravilloso de Jesús. Satanás, los demonios, el pecado, la enfermedad, las circunstancias, todo queda bajo nuestro control al hacer buen uso del nombre de Jesús.

¿Está usted sin salud? ¿Está sin trabajo? ¿Está sin recursos económicos? ¿No tienes gozo ni victoria? Pídaselo al Padre en el nombre de Jesús. Dijo Jesús: “Todo lo que pidiereis al Padre en mi nombre, lo haré” (Juan 14:13); el Padre únicamente oye y contesta lo que se le pide en el nombre maravilloso de Jesús.

El único nombre reconocido en el Cielo es el nombre maravilloso de Jesús. Y gracias a Dios que esto no es un ideal inalcanzable, esta es una gloriosa realidad, todos los días estamos haciendo uso del nombre de Jesús y todos los días vemos los maravillosos resultados. A través de este medio hacemos uso del nombre maravilloso de Jesús y por ese nombre centenares han sido salvos, centenares han sido sanados, cautivos han sido libertados, milagros han sido obrados por el nombre maravilloso de Jesús; y ahora mismo vamos a hacer uso del nombre maravilloso de Jesús, y usted amigo mío puede recibir los beneficios de ese nombre maravilloso.

¿Quiere ser salvo? ¿Quiere darle entrada a Cristo en su corazón? ¿Quiere ser sano? No importa cual sea su enfermedad o su incapacidad física, crea en este momento en el nombre maravilloso de Jesús. Amén.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: